Preconcentración con tecnología de separación por rayos X

Hildebrand Wilhelm, Ore Processing Manager, Navachab Gold Mine

¿Qué cargo ocupa en Navachab?

Hildebrand Wilhelm: Me llamo Hildebrand Wilhelm. Soy metalúrgico de profesión y director de procesamiento de minerales en Navachab, así como responsable de la ingeniería y del mantenimiento. Obviamente, la operación de las plantas, el control de calidad o los laboratorios también se encuentran entre mis atribuciones. Tengo a 195 personas trabajando a mi cargo en el departamento. Evidentemente, esa función exige intermediar entre unos y otros equipos de la mina y facilitar las diversas aportaciones que se les deben comunicar.

¿Cuánto tiempo lleva dedicándose a la explotación minera?

Hildebrand Wilhelm (riéndose): Me da un poco de vergüenza: 34 años. Empecé en 1986.

¿Cuánto tiempo lleva trabajando con Steinert?

Hildebrand Wilhelm: Creo que empezamos a colaborar con Steinert hace unos 6 años, pero llevo mucho más tiempo involucrado en el ámbito de la separación. De hecho, durante los últimos 20 años no hemos perdido de vista esta cuestión.

¿Qué le incitó a optar por Steinert?

Hildebrand Wilhelm: Creo que lo esencial son las relaciones. Opino que explotar nuevas tecnologías es clave en un entorno minero muy conservador. Es fundamental confiar en la gente con la que se está trabajando. Me parece extremadamente importante que uno se encuentre cómodo con los conocimientos tecnológicos de la gente que le rodea y que esas personas puedan interrelacionarse con uno de forma directa y eficaz. Es fundamental que las relaciones se mantengan bajo control.

¿Qué hacea Steinert especial?

Hildebrand Wilhelm: Indudablemente, como ya he dicho, las relaciones son muy importantes. Steinert tenía un equipo muy experimentado con quienes ya había colaborado antes y que confían en sus capacidades lo que permitió tener una base sólida para una relación bien establecida. Este era uno de los aspectos más importantes. El otro es que Steinert había establecido alianzas comerciales con un sector muy amplio, lo que tuvo mucho peso en el momento de tomar la decisión. Nos dio mucha confianza el hecho de que estuvieran utilizando esta tecnología de rayos X, que realmente está muy consolidada en todo el mundo. Consideramos que para nosotros supone asumir un riesgo mucho menor, teniendo en cuenta que la totalidad de la tecnología de sensores ya se estaba aplicando al conjunto del sector,  así que colaborar con Steinert nos pareció muy seguro. El otro aspecto es que Steinert fue la primera compañía interesada en construir máquinas más amplias de lo habitual en esta fase en el mercado. Otras compañías disponían de separadores de solo 1 metro de anchura cuando Steinert estaba bastante satisfecho explotando separadores de 2 metros de anchura. Y siempre tuve la sensación de que Steinert estaba interesado en nuestro bienestar y en atendernos como clientes en una medida mucho mayor a lo que otras compañías disponibles hacían.

¿Qué problema se solventó al utilizar los separadores de Steinert?

Hildebrand Wilhelm: Es importante entender que la industria minera tiene que reinventarse cada cierto tiempo. Tengo la sensación de que cada 15 años hay que aplicar un cambio tecnológico a aquello que se está llevando a cabo, porque los márgenes de los costes se reducen y provocan que las ganancias se esfumen. Lo interesante de la tecnología de separación es que funciona con 1/5 parte de nuestros costes operativos para plantas de funcionamiento convencional. Como Navachab es una mina de baja ley y disponíamos de una gran cantidad de reservas de baja ley en los alrededores de la mina, nos parecía primordial poder recuperar oro de esas reservas. Nunca contemplamos el tratamiento de material de alta ley en todas las plantas XRT. Nos interesaba ser capaces de rebuscar en las reservasde baja ley para detectar material abundante. Lo que hacemos con las máquinas aquí in situ consiste en tratar el material que no supere la ley de corte del proceso CIP. Lo tratamos en las máquinas XRT y, en general, duplicamos la ley de nuestro material de entrada. Aquí es donde se genera el valor porque de esta forma, con la ley duplicada, se puede tratar el material con rentabilidad en los posteriores procesos.

¿Cuál es la rentabilidad de la separación preliminar de mineral bruto?

Hildebrand Wilhelm: En primer lugar, la refinación va en función de los grados de concentración de oro; en segundo, es evidente que se retira mucho material. Hemos instalado las plantas de tal forma que logramos concentrar cerca de un 25 % de cantidad de masa, recuperando así una media de un 70 % de oro con este tipo de instalación. Eso sí que nos convence. Es una operación rentable. Los únicos costes operativos reales de la máquina son, evidentemente, la necesidad de aire comprimido, lo que constituye un componente muy importante del coste, y, si se dispone de potencia, entonces resulta un coste operativo muy asequible; sin duda dentro de mis recursos.

¿Qué es lo que le ha asombrado de las máquinas de Steinert?

Hildebrand Wilhelm: Son increíblemente resistentes para ser los primeros separadores que se instalan en un entorno minero aurífero de roca dura. Aunque no estábamos muy seguros de la resistencia que esta tecnología iba a tener, la inmensa ventaja en cuanto a costes operativos hizo que quisiéramos aprovechar la oportunidad. Lo que nos ha dejado sorprendidos es lo resistente que es la máquina. Estamos constatando una buena fiabilidad en las unidades y, por lo tanto, es absolutamente posible un tiempo de funcionamiento del 80-90%. Un aspecto importante consiste en la preparación del material que llega a las máquinas. Si se tiene este punto controlado, es una máquina muy fiable.

¿Qué considera especial en cuanto a su relación con la plantilla de Steinert en el sur de África?

El equipo del sur de África, ahora en Namibia, lo forma un grupo de personas que conozco desde hace muchos años. Soy muy consciente de sus habilidades y de que se han estado esforzando por ayudarnos. Incluso aunque a las 3 de la madrugada se produjera una inoportuna llamada diciendo: «Eh, chicos, algo falla en la máquina. Ayudadnos». Esa buena relación siempre ha estado latente y es evidente que es primordial para lograr el éxito del proyecto. Steinert estaba preparado para formar a nuestros operarios y al supervisor que se encuentran sobre el terreno. También resultó muy útil que se dispusiera de este tipo de información para poder compartirla con mi equipo operativo de nivel inferior en la mina. Eso ayuda mucho. Y que las relaciones sean buenas las prolongará en el tiempo.

La entrevista con Hildebrand Wilhelm se puede ver aquí: Videoentrevista